Fintech

¿Qué sucede cuando los involucrados en una industria están dispuestos a adoptar condiciones similares de cara a sus clientes?

Sucede que la elección de un proveedor de productos o servicios se vuelve una ilusión.

Es entonces cuando, la empresa o grupo de empresas que se atreven a ser disruptivas, pasan por tres etapas reconocibles:

  • La incredulidad, el punto en donde se cree que no son competencia a tomar en cuenta, después de todo lo que ofrecen no es entendible para todo el mundo.
  • El ataque, se da en el momento en que la competencia tradicional ha notado que las ventajas competitivas de los nuevos competidores ya son reconocibles por los usuarios, colocándolos como una mejor opción a ojos de los consumidores; se intentará por diversos medios (propagandísticos o incluso legales) demeritar su labor.
  • El cambio, se produce justo cuando la evolución de una industria se encuentra en un punto de no retorno, el consumidor ha abandonado los procesos, métodos y productos tradicionales por aquellos que le ofrecen mayores ventajas: precio, comodidad, accesibilidad, entre otras, que en la época actual se ven favorecidas por la tecnología.

El papel de las Fintech en el panorama financiero

Las Fintech, que toman su nombre de la contracción de las palabras financial technology, son empresas, no necesariamente físicas, cuyo modelo de negocios se enfoca en la industria de los servicios financieros.

Su principal ventaja radica en la innovación lograda a través de la tecnología y aplicada a sus productos, procesos y aplicaciones.

Para el usuario las ventajas son aún más visibles: procesos simples y eficientes así como productos más económicos, una combinación por demás atractiva.

Después de todo, la tecnología bien aplicada redunda en más productividad y menores costos.

Incluso el mundo del Forex, por ejemplo, que anteriormente estaba enfocado a traders expertos, está ganando popularidad en un público más amplio gracias al surgimiento de plataformas y tecnología que facilitan este tipo de inversiones.

En la banca tradicional el cambio ha sido más profundo.

¿Alguna vez te habías cuestionado el hecho de por qué los bancos te cobran comisión por casi todo?

Por retirar dinero del cajero automático, por no mantener un saldo mínimo, por solicitar un estado de cuenta, por manejo de cuenta, una anualidad por permitirte tener una tarjeta de crédito y la lista sigue… y sigue.

Relacionado  ¿Qué es un transcriptor? ¿Cómo te conviertes en uno?

Más, o menos comisiones, dependiendo del país donde radiques y el banco que elijas. Aún así la tendencia es clara, todos lo hacen. Claro, sin olvidar que muchos de sus trámites requieren tu presencia física.

El hecho de que una acción se realice durante mucho tiempo no significa que sea correcta, y menos que deba seguir vigente, como si de una ley se tratara.

Es justo ahí en donde las Fintech han encontrado su lugar para revolucionar el panorama financiero.

Las ventajas de las Fintech vs la banca tradicional

La mayoría de las Fintech son startups, esto significa empresas de reciente creación, lo cual nos dice más cosas que lo qué simple vista parece.

Por ejemplo, que los bancos han preferido alargar la desaparición de sus procedimientos obsoletos que buscar la disrupción.

“Si algo funciona no lo cambies”.

Una máxima no tan vigente, menos en la industria de servicios financieros, que terminará por condenar a más de un competidor tradicional.

Entre las principales ventajas de las Fintech frente a la banca tradicional se encuentran, más no se limitan a:

Procesos digitales

Conceptos como algoritmos, inteligencia artificial y big data son comunes entre las Financieras Tecnológicas. ¿Porqué asignar un caso a un ejecutivo, cuándo una inteligencia artificial puede manejar y dar seguimiento a varios casos a la vez?

Accesibilidad

¿Trasladarse físicamente a una sucursal bancaria? Eso es tan del siglo pasado. Para abrir una cuenta, realizar pagos y en general realizar cualquier tipo de movimiento financiero solo necesitas, o un teléfono inteligente o una computadora, nada más.

Simplicidad y eficiencia

Tiempos de espera interminables, exceso de burocracia y, en general, ineficiencia en los procesos. Común para un banco tradicional, casi inexistente en una Fintech.

Más allá de la banca

La optimización de los servicios bancarios es solo la punta del iceberg.

Los mercados de capitales, las plataformas de trading, la asesoría financiera automatizada, los pagos electrónicos, los sistemas de financiamiento colectivo, los activos virtuales, entre otros, se encuentran entre los involucrados en la revolución Fintech.

Sin olvidar claro, que la elección de un proveedor de servicios financieros ha dejado de ser una ilusión para convertirse en algo real y cuantificable. ¿Cuál es tu decisión? ¿Los servicios tradiciones o las Fintech?

You May Also Like

Esto es lo que sucede cuando desactivas tu cuenta de Facebook

En lugar de eliminar Facebook, es posible que desees solo desactivar tu…

¿Qué son los tokens de utilidad criptográfica?

No todas las criptomonedas están construidas de la misma manera, y las…