Seguridad en tu cuenta de Google

Las razones por las que en ocasiones se necesita abrir una cuenta de correo en otros dispositivos son de lo más variadas.

Desde, que tu móvil se haya quedado sin batería, acudir a un centro de impresión de documentos, trabajar en dispositivos propiedad de la escuela o empresa donde realizas actividades, entre muchas otras.

En ocasiones, se trata de situaciones puntuales, llevadas a cabo de manera rápida.

Es precisamente esa velocidad la que hace que te podría hacerte olvidar acciones necesarias como el hecho de cerrar tu sesión.

Ni hablar si se trata de un posible caso de hackeo en el cuál otra persona podría tener acceso a tu cuenta desde otra ubicación.

Sea cual sea el caso, enseguida aprenderás como resolverlo.

Cerrar sesión de Google de manera remota en sólo 4 pasos

Cerrar tu sesión o sesiones de correo electrónico de manera remota es simple si realizas los pasos correctos:

  1. Ingresa a la sección de Seguridad de tu cuenta de Google, si tienes abierta tu sesión con Google ingresarás de manera directa de lo contrario tendrás que autenticarte.
  2. Identifica la sección que lleva por nombre Tus dispositivos.
  3. Aparecen todos los dispositivos en los que está abierta tu sesión de Google.
  4. Si todo está correcto puedes salir de la página, si no reconoces algún dispositivo o lo reconoces pero olvidaste abierta tu sesión dirígete a la parte superior derecha de la tarjeta donde se muestra el dispositivo, da clic en los tres puntos y selecciona la opción Cerrar sesión.

Una vez que conoces los pasos es conveniente que realices la acción cada cierto tiempo para asegurarte que todo está en orden.

Relacionado  Previsualizar archivos de cualquier tipo en Mac, a tamaño real y sin tener que abrirlos
You May Also Like

SSH para conexiones remotas desde la Terminal de tu Mac

Secure Shell o mejor conocido como SSH es un protocolo de administración…

4 consejos para mantener tu cuenta de Google Drive protegida

Si almacenas archivos en Google Drive, es importante asegurarte de que estén…