No todo lo que se mide se puede mejorar

Lo que no se mide no se puede mejorar pero…

… ¿todo lo medible es mejorable?

En cuántas ocasiones has adoptado una métrica, personal, de negocio, económica, etcétera, solo para darte cuenta con el paso del tiempo de qué ha dejado de funcionar.

¿Por qué sucede esto? La explicación es compleja si partes de lo desconocido pero existen dos leyes que te ayudarán a entenderlo mejor.

Ley de Goodhart

Charles Goodhart, ex asesor del Bando de Inglaterra y profesor emérito de la Escuela de Economía de Londres, es el creador y promotor de esta ley:

Una vez qué una métrica se convierte en un objetivo, deja de ser una buena métrica.

Existe un ejemplo popular que te ayuda a entenderlo mejor.

Hubo una época en la que Hanoi, la capital de Vietnam, se encontraba bajo control de Francia. Surgió un problema de salud pública que era el exceso de ratas.

Par deshacerse del problema, el régimen colonial creó un programa de recompensas en efectivo por cada rata que era cazada.

Como prueba, se pedía a los ciudadanos llevaran las colas de las ratas para asegurar el pago.

Pero… aunque muchas personas pidieron recompensa, la población de ratas no disminuía.

Se descubrió que las personas no estaban matando a las ratas, cortaban su cola y después las liberaban para que pudieran procrear y producir más ratas.

El objetivo era aumentar las recompensas.

La consecuencia fue que la población de ratas aumentó y el problema se acentuó.

Ley de Campbell

Algo similar sucedió en el Raj Británico cuando las autoridades comenzaron a ofrecer recompensas por cobras muertas como medio para intentar disminuir la población de cobras.

Relacionado  Generar utilidades o morir, la decisión que puede cambiar tu percepción hacia la economía colaborativa

Sin embargo las personas comenzaron a aparearlas para cobrar más dinero.

Cuando las autoridades se dieron cuenta eliminaron las recompensas, el siguiente problema surgió cuando las personas liberaron a las cobras que originalmente pretendían aparear lo que resultó en un aumento en la población de las mismas.

En este caso sucedió algo distinto: Una decisión que produce un efecto opuesto al propósito inicial.

La ley de Campbell, propuesta por el científico Donald T. Campell en 1976 se define como:

Cuanto más se utilice un indicador social cuantitativo para la toma de decisiones sociales, más sujeto estará a las presiones de la corrupción y más apto será para distorsionar y corromper los procesos sociales que se pretende monitorear.

En el escenario empresarial

¿Y esto como aplica en una empresa o negocio?

Cuando las empresas en enfocan en un indicador de desempeño (KPI) específico, la calidad de la métrica se deteriora.

Las personas son capaces de modificar su comportamiento una vez que identifican como es qué están siendo evaluados.

La métrica entonces deja de ser útil ya que las personas buscarán la manera de intentar manipularla.

You May Also Like

El bucle O.O.D.A. o ¿qué tan rápido puedes tomar una decisión?

El bucle O.O.D.A. (Observe – Orient – Decide – Act) es en…

Las 56 habilidades que requiere el nuevo mercado laboral y su vínculo con la educación

En la actualidad la mayoría nos hemos dado cuenta, e incluso vivido,…

El ecosistema empresarial chino ¿un mundo aparte?

Desde la década de 1990, China intentó emular el modelo empresarial de…

6 principios psicológicos que facilitan que las personas sean persuadidas

En una época en la que la información está al alcance de…