Una de las principales características por las que se conocía a Steve Jobs era que el mismo contestaba gran parte de los correos que enviaban los fans.

Mensajes cortos pero acordes a cada persona o situación, incluso tenemos un libro que recopila más de 100 de estos correos que intercambiaba ya fuera con fans o colegas de trabajo.

Sin embargo hace un par de décadas, antes de que el éxito llegará a la marca de la manzana, era una costumbre –poco conocida- de Steve firmar chips de computadora y adjuntarlos a las cartas de respuesta que enviaba a los seguidores de la compañía y a quienes mostraban apoyo hacia su persona. A final de cuentas ¿de cuántos directores de empresa se puede decir lo mismo?

Chip autografiado de Steve Jobs

Relacionado  Aprende a programar el apagado, encendido, reposo y reinicio de una Mac