Según Facebook, cuando preguntaron a sus usuarios la principal razón por la que usaban un software bloqueador de anuncios, la respuesta fue que era para poder detener los anuncios molestos o poco relevantes.

La respuesta de la red social: ofrecer poderosos controles para controlar la publicidad, con el argumento de que existen compañías que crean ad blockers y aceptan dinero para mostrar anuncios que previamente habían bloqueado.

Esto último haciendo clara referencia a la famosa lista blanca creada por AdBlock Plus que le permite a la empresa generar ingresos a cambio de lo que ellos llaman publicidad aceptable.

Facebook bloquea los bloqueadores de anuncios ¿qué implica para los usuarios?

Pero ¿cómo planea Facebook burlar a los bloqueadores de anuncios?

Disfrazando el contenido patrocinado de manera que los bloqueadores no puedan identificarlo. Los bloqueadores funcionan porque la publicidad es fácil de distinguir del resto del contenido pero Facebook planea hacer la tarea más complicada para ese tipo de software.

¿Quién sale perdiendo en este caso? Facebook no, los bloqueadores de anuncios un poco, los que más pierden son los usuarios.

Y es que cuando una persona se decide a bloquear anuncios es porqué estos no están llegando en el momento correcto, son molestos, intrusivos, no les resuelven un problema ni les satisfacen una necesidad.

Y regresando al principio de todo, esa es la principal razón por la que los usuarios bloquean la publicidad. Un gran círculo vicioso.

Además, el éxito de los bloqueadores de anuncios entre un segmento particular de usuarios no se limita a restringir los anuncios sino a aumentar el nivel de privacidad.

¿Qué sucederá en el futuro cercano?

Los bloqueadores de anuncios encontrarán una forma de encontrar el contenido patrocinado disfrazado dentro de Facebook y lo bloquearán.

Relacionado  Esto es lo que significan los códigos de las etiquetas que aparecen en frutas y vegetales

De hecho justo después del comunicado de la red social, el sitio de Adblock Plus definió la decisión como un inicio del juego del gato y el ratón, común en el ambiente tecnológico, en donde Facebook inicia una acción y alguien la repele con una nueva función.

Al final de cuentas, si el usuario ha decidido bloquear anuncios su decisión debería ser respetada. El principal problema es que muchas empresas siguen basando su modelo de negocio en acciones que, de seguir así, pronto comenzarán a ser totalmente obsoletas.

Creatividad e innovación serán las piezas clave para adaptarse a la nueva forma de hacer negocios.