Si puedes imaginarlo, puedes patentarlo. Claro, si es que otra persona o empresa no lo ha hecho ya.

Y  es que a la velocidad que se mueve la tecnología, materializar una idea en el menor tiempo posible puede ser la diferencia entre ser el primero en llegar o perderte entre un mar de competidores y tener posibilidades mínimas de resaltar.

El sitio Patent Yogi ha presentado una curiosa patente publicada en 1976 a través del registro US3962748A que describe el funcionamiento de un control remoto mecánico para televisión.

Afortunadamente se optó por las ondas de luz infrarrojas, aunado claro a la modernización de los aparatos de televisión.

¿Y si el control remoto fuera mecánica? Curiosa patente del producto que nunca se materializó

Relacionado  Incrementa tu atractivo frente a las demás personas con este sencillo truco social