Escondiendo publicidad como deporte olímpico o porque no ves tantos logos en Río