La teoría de la brecha de la información de Loewenstein aplicada a tus anuncios de Facebook