“Si estas realmente apasionado con lo que haces, pero hacerlo no te va a dejar mucho dinero, ¿aún así deberías hacerlo?”.

Que buena pregunta ! Y es que parece que casi todas las personas que se acaban de graduar o incluso muchos todavía estudiantes han dicho lo siguiente: “Haz lo que amas hacer y el dinero vendrá”.

Realmente inspirador pero, ¿es esto verdad? ¿podría suceder que hagas algo que realmente te importa y aún así ir a la quiebra?

De acuerdo a una investigación hecha por Schlesinger, Kiefer y Brown (2012) para el libro Just Start se resuelve que cuando alguien se dirige hacia algo desconocido, el deseo es lo más importante. Simplemente quieres hacer algo que te gusta, o algo que de de manera lógica te llevará a algo que te gusta hacer a fin de dar tu mejor esfuerzo. Ese deseo te hará más creativo y más ingenioso, y te ayudará a llegar más lejos, más rápido.

Y además, te ayudará a persistir. Cuando estas intentando algo que no habías intentado antes – iniciar un proyecto de trabajo diferente o poner en marcha un nuevo negocio – te enfrentarás a varios obstáculos. Y seguramente no quieres desistir a la primera de cuantas que te enfrentes con uno.

Pero, seamos realistas. Nada de esto te garantiza riqueza o incluso el éxito financiero.

En una ocasión se encontraba una persona en un bar en compañía de algunos músicos profesionales justo después de una sesión de grabación, hablaban con admiración de un músico ausente pero que todos conocían. Uno de ellos comentó cuán afortunado había sido el músico ausente de que su música fuera comercial. En la frase anterior vas a encontrar una asombrosa verdad. Todos tenemos nuestra música pero no hay garantía de que alguien la va a comprar. Son dos cosas totalmente diferentes.

Retomemos por un momento la esencia de la pregunta inicial, “tengo el deseo, pero estoy casi seguro de que esto no me va a llevar a nada monetariamente rentable. ¿Ahora que? ¿debería seguir adelante?.

Por supuesto que deberías.

Ahora, vamos a darle sentido a la respuesta:

Si no puedes darte el lujo de hacer aquello que te apasiona – por ejemplo, si lo hicieras, no estarías en condiciones de alimentar a tu familia o de graduarte de la universidad – entonces no, es mejor que no apuestes tu economía. Un principio básico sobre como deberías lidiar con un futuro incierto es: cada pequeño paso que des, debe dejarte con vida para dar el siguiente paso. Así que asegurate de recordar la pirámide de necesidades de Maslow y dar prioridad a satisfacer tus neesidades básicas.

Pero incluso en este caso, eso no significa que no puedas trabajar en desarrollar tu pasión, incluso si es sólo durante 15 minutos al día.

¡ Y deberías !

¿Porqué?

Diversas investigaciones – por ejemplo, El poder de las pequeñas victorias publicada en Harvard Business Review –  muestran que las personas que realizan progresos diarios hacia algo que les interesa se sientes más satisfechas y realizadas.

Por supuesto siempre se esta a favor de la felicidad de las personas, y de aquellas personas que persiguen la felicidad. Lo interesante de la pregunta inicial es que podría llevar a las personas que tienen suficiente dinero, a reconsiderar si desean continuar haciendo cosas que no los están haciendo felices, sólo porque esto los hará tener más dinero. Frecuentemente estas personas suelen decir: “Una vez que tenga suficiente dinero, voy a hacer lo que realmente quiero hacer, ya no me preocuparé por el dinero”. Pero de alguna manera, nunca llegan a ese punto. El tiempo es finito. La pregunta inicial podría ser suficente para llevarte a reconsiderar como lo estas gastando.

Y por supuesto, puede darse el caso que la suposición implicita en la pregunta se encuentre equivocada. Tu podrías de hecho, terminar haciendo mucho dinero dédicandote de lleno a lo que te apasiona, incluso si en un principio piensas que no lo harás. Recuerda, el futuro es incierto. ¿Quién sabe a ciencia cierta lo que la gente comprará? o quien sabe cual podría ser tu próximo invento. En cualquier momento, estas a sólo un pensamiento de distancia de una idea, una idea que puede cambiarlo todo.

Cuando te enfrentas a algo desconocido, la única manera de saber algo a ciencia cierta es actuando. Cuando estes tratando con la incertidumbre, actúa. No pienses sobre lo que podría pasar, no trates de predecir el resultado. Da un pequeño paso hacia la realidad y vé lo que sucede.

¿Quién sabe? Incluso el paso más pequeño puede cambiarlo todo.

Así que da esos pequeños pasos. Podrías descubrir que tu pasión, te dará dinero. Después de todo, quién hubiera pensado que se podrían hacer grandes cantidades de dinero encontrando una manera de conectarte con todos tus amigos (Facebook) o comercializando mapas (elige tu herramienta de GPS favorita).

Tal vez ahora quieras pasar una parte del día haciendo al menos una cosa que te haga feliz. De lo contrario, algo podría estar terriblemente mal.

Imagen bajo licencia Creative Commons by ShellyS

Fuente | Harvard Business Review